• Polonia al completo (No incluye pasaje aéreo)

  •   7 noches
  •   Circuitos
  • Salidas: Inicio en Cracovia: días Sábados
desde U$S 1,119
por persona en base Doble

Cracovia, Wroclaw, Poznan, Gdansk & Varsovia

Polonia ha heredado un patrimonio rico en historia, arte y arquitectura como lo reflejan dos de sus ciudades más relevantes: Cracovia y Varsovia. Descubrí el secreto mejor guardado de Europa. En el centro y este del continente encontrará ciudades fantásticas y diferentes culturas.

Incluye

Traslados de llegada y salida
07 Noches de alojamiento (Cracovia, Wroclaw, Poznan, Gdansk, Varsovia)
Desayuno diario, 4 almuerzos y 3 cenas
Visita al campo de concentración de Auswitch
Paseos y visitas con guías de habla hispana

Highlights

La cultura polaca acusa referencias tanto de occidente como de oriente y se encuentra íntimamente ligada a la convulsa relación desarrollada a lo largo de su historia con las naciones vecinas. Dotada de un carácter único a medio camino entre los mundos latino y bizantino, teniendo una primera época de gran esplendor durante el siglo XVI, el siglo de oro polaco, seguida de un gran desarrollo durante los siglos XIX y XX, dando pie a unas modalidades artísticas caracterizadas por variedad y matices complejos. No se puede hablar del arte polaco sin mencionar al célebre compositor Frederic Chopin, nacido en una antigua mansión de Zelazowa Wola en 1810 y fallecido en París en 1849. Su obra puede escucharse en los numerosos conciertos que se ofrecen en toda Polonia durante todo el año en los diferentes festivales y concursos.

Tips de Viaje

Los polacos son un pueblo con fama de hospitalario, la mezcla culturas ha configurado el actual mosaico polaco confiriéndole una unidad sólida que ha sabido absorber las mejores características de cada etnia.
La religión católica es vivida con gran devoción por la mayoría de la población polaca, aproximadamente el 95% de los polacos son católicos.
Los polacos son un pueblo culto amante del arte, en especial de la música clásica. No en vano Polonia es la patria de Frederic Chopin. Los polacos son galantes, educados, expresivos y muy naturales.